jueves, 15 de marzo de 2012

Seis consejos para diseñar unas tarjetitas de visita...¡Hazte con todas!

Hace unos años, allá por 1º o 2º de carrera, Judith nos dio unos consejos para abrirnos camino en este mundillo. Nos contó que ella se sintió traductora por primera vez cuando recibió las tarjetas de visita que había encargado. Hace unas semanas, en el MTAV de la UAB, Ricard Sierra nos dijo exactamente lo mismo: “te sientes traductor por primera vez cuando encargas unas tarjetas de visita”.

Pues bien, hace unos días, encargué unas tarjetas y han llegado hoy. No son nada del otro mundo, pero sí me hacen sentir más completa. Me las he diseñado yo misma, y además son las primeras que me hago, así que no son perfectas.

Sin embargo, creo que recogen bastante bien todo lo que quiero mostrar a mis posibles clientes.

Para los que aun no se han animado a encargar tarjetitas, aquí os paso unos consejillos que a mí me han resultado útiles a la hora de diseñar las mías:
  1. Tu nombre debe destacar: no olvides que en el caso de los traductores, nuestro nombre es nuestra marca, es lo que nos identifica.
  2. La información debe poder leerse perfectamente: nada de “Edwardian Script” o fuentes enrevesadas. Pónselo fácil al cliente, que ya nos lo pondrán difícil ellos a nosotros…
  3. Personaliza tu tarjeta: debes reflejar tu estilo, es una mini-carta de presentación…
  4. Haz diferentes estilos para cada rama a la que te quieras dedicar: no vale utilizar la misma tarjeta para localizar videojuegos que para doblaje, por ejemplo. En cada rama incluye motivos propios de la especialidad para que el cliente se identifique contigo.
  5. Incluye toda la información de contacto que puedas: no sobrecargues la tarjeta, pero trata de darle todas las facilidades posibles al cliente para que te localice con rapidez. Indícale tu dirección, teléfono (fijo/móvil), fax, email, web… Lo típico, vaya. Y puesto que en nuestra profesión las redes sociales desempeñan un papel muy importante a la hora de darnos a conocer, procura que en tu tarjeta se incluya también la dirección de tu blog, tu nombre de usuario de Twitter o de Facebook, el de Linkedin…
  6. Pero sobre todo… ¡SÉ ORIGINAL!: Apuesta por la creatividad. Las tarjetitas en blanco y negro ya están pasadas de moda y además son demasiado sobrias. Hay que destacar entre los demás candidatos, así que crea un estilo único que resalte y que no deje indiferente a nadie.

Y hablando de originalidad, no puedo acabar esta entrada sin mencionar las pedazo de tarjetas que se ha hecho mi compañera Nieves. ¡Reservad una, que van a volar! Creo que las voy a coleccionar…
Y ahora, con mis tarjetitas listas, solo me queda esperar hasta la semana que viene para repartirlas aprovechando la International Conference on Translation and Accessibility in Video Games and Virtual Worlds de la UAB.
¡Allí os espero!

21 comentarios:

  1. ¡vaya! he encontrado tu blog por casualidad pero me gusta mucho, a mí también me interesa la traducción audiovisual y además las cosas que escribes son muy interesantes.
    Yo recibí mis tarjetas de visita hace un mes, la verdad que también me pasó lo mismo, me sentí super importante y ya una traductora hecha y derecha nada más abrir el paquetito, ahora tampoco las hice super originales porque era una "prueba". Me ha gustado tu entrada, muy entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Inés!
      ¡Gracias por leerme! Sí, cuando abrí el tarjetero y las vi todas ahí colocaditas, pensé: ¡es oficial: puedo decir bien alto que soy traductora! ^^
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. ¡Hola Nadia!
    Yo también me lo autodiseño todo (por eso casi nunca tengo nada hecho; ¡no tengo tiempo!). Para la semana que viene aún no tengo nada, pero quizá me prepare unas específicas, aunque no tengan calidad profesional. ¡Allí nos vemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eugenia!
      Ante todo decirte que sigo tu blog desde hace tiempo y me resulta muy útil, la verdad. ¡Enhorabuena! Yo a veces le pido socorro a mi hermana, que estudia publicidad y tiene muy buenas ideas para promocionarse, pero esta vez las tarjetas me las he hecho yo. ¡Las próximas serán mejores! ¡Nos vemos la semana que viene!
      Un saludo

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho tu entrada, la verdad es que yo también había pensado hacerme tarjetas ya, pero todavía no me había puesto, ahora tú me has animado! =D

    Tú tarjeta es muy original, pero una cosa ¿no deberías poner los idiomas de los que traduces y hacia los que traduces?

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!
      ¡Vaya, me alegra mucho haberte animado a crearte unas tarjetitas! Poner los idiomas no es algo fundamental, ya que en cuanto el cliente contacte contigo, lo puedes informar. Piensa que si no sabe nuestros idiomas, va a tener que contactar de todas formas para averiguarlo, así que me lo he tomado como una estrategia de marketing: quizás me contacte gente a la que no le sirvo por no tener la combinación lingüística que necesitan, pero ya sabrán que existo y quizás me tengan en cuenta para otro proyecto en el que sí les pueda ser útil ;)
      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. (Envío otra vez el comentario, porque no sé si el anterior ha llegado.)

      Hola, Nadia:

      No estoy nada de acuerdo con lo que dices. Poner los idiomas no solo es fundamental, sino que es aún más importante que indicar la especialidad en la que trabajas. Es más fácil que cambies de especialidad (en cuyo caso ya no te servirá la tarjeta que te has hecho) que de idioma.

      Seamos realistas: me parece improbable que un cliente se tome la molestia de ponerse en contacto contigo para preguntarte con qué idiomas trabajas. Lo más probable es que, si no indicas esa información en la tarjeta, no te tenga en cuenta y se decante por llamar antes a otro traductor del que sepa de antemano qué idiomas traduce. Y si por algún casual acaba poniéndose en contacto contigo, lo único que conseguirás es que pierda el tiempo en caso de que no puedas satisfacer sus necesidades por requerir una traducción de un idioma que tú no manejas. Además, aunque le digas que traduces del idioma x, lo más probable es que se le olvide a los pocos minutos o días y que la próxima vez que necesite un traductor del idioma x no se acuerde de ti. En cambio, si tiene tu tarjeta con los idiomas, tienes más papeletas de que te contacte. En definitiva, no me parece en absoluto una buena estrategia de marketing.

      Respecto a los datos de contacto, mi lema es «menos es más». Yo recomiendo poner solo lo esencial para no sobrecargar la tarjeta, que por regla general será la página web, el correo electrónico y el teléfono. Lo demás me parece superfluo. ¿Para qué indicar la dirección, si en nuestro sector no solemos tratar cara a cara con los clientes y por regla general les da igual dónde vivamos (excepto, quizá, en el caso de las traducciones juradas)? Además, si cambias de domicilio (algo relativamente normal para un traductor), te tocará renovar las tarjetas. ¿Para qué poner el Twitter? Vale, sí, demuestras que tienes actividad en las redes sociales, pero no es un dato útil para que el cliente te contacte. Por eso, yo prefiero poner solamente los dos datos que le permiten al cliente ponerse directamente en contacto conmigo (correo electrónico y teléfono) e indicar además mi página web por si quiere obtener más información sobre mí, y en ella ya pongo mi dirección postal, mi blog, mi Twitter, mi perfil de LinkedIn, etc. Pero, bueno, es solo una opinión personal. :-)

      Un saludo,
      Isabel

      Eliminar
    3. ¡Hola Isabel!
      Sí, creo que ha habido un problema con la publicación de comentarios porque hasta ahora no me había aparecido.
      Muchas gracias por tus consejos, me gusta aprender de los grandes, así que los tendré en cuenta para la próxima vez.
      Un saludo,
      Nadia

      Eliminar
    4. Bueno, eso de «grande» se me queda un poco grande, je, je. :-)

      Eliminar
    5. Estoy de acuerdo con Isabel. Los idiomas son imprescindibles. Si muchas veces ni nos contestan cuando saben los idiomas, aún nos contactarían menos si no saben esa información. A no ser que, al entregar la tarjeta, se lo digas, pero claro, siempre pueden olvidarse.
      Además, yo no pondría la dirección, porque hoy en día, da igual desde dónde trabajes. Además, también es más posible que cambies de casa. Tampoco me hace mucha gracia decirle a todo el mundo exactamente donde vivo. Ya sabes, hoy en día, hay que ir con mucho cuidado.

      Yo lo de poner el blog me lo estuve pensando, más que nada por eso que dice Isabel: menos es más. Me di cuenta de que si lo ponía todo, la tarjeta estaba sobrecargada de cosas. Creo que funciona mucho mejor poniendo el sitio web (o, incluso, la dirección de about.me) y, allí, añadir los enlaces al blog, la página de Facebook, etc. El Twitter sí que creo que se puede dejar porque no ocupa mucho. Es decir, no es que el cliente tenga que copiar una dirección larga, sino que es solo un nombre.

      Por lo demás, el diseño en sí es chulo, y si las has diseñado tú, siéntete orgullosa.

      Pero bueno, ya verás como en Barcelona consigues una buena colección de tarjetas para coger ideas.

      Eliminar
    6. ¡Muchas gracias por tu comentario, Curri!

      Ya he corregido todo y he creado unas nuevas. No exactamente en forma de tarjetas, pero me reservo la sorpresa para el jueves :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. ¡Hola, Nadia!

    Muy interesante la entrada. Estoy pensando en hacerme unas tarjetitas también. En algunos trabajos como intérprete me piden tarjetas, y lo cierto es que es mucho más cómodo darles una tarjeta que montar un circo buscando boli y papel ;)

    Aún no tengo el diseño decidido, pero tengo claro que será original, y se me ocurrió tenerla en dos idiomas y utilizar las dos caras :) Así no se me escapará el cliente por no entienda lo que pone, y supongo que también le gustará leerlo en su propio idioma.

    Un saludo,

    Jing

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jing!
      Es muy buena idea tenerlas en dos idiomas, ¡por supuesto! Seguro que el cliente se identifica más contigo. Yo, ahora que ya sé que las tarjetas-prueba quedaron bien, en cuanto pueda me haré unas en inglés.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. Jing, yo siempre aconsejo Moo.com porque no son demasiado caras y son muy sencillas. Puedes crearte un logo o dibujo o lo que quieras en la parte de atrás y dejar la parte de la información muy simplita, solo con letras y poco más. O puedes hacer como Nieves, y subir dos imágenes, una para la parte delantera con tu propio diseño y otra para la trasera.

      Eliminar
  5. ¡Hola,Nadia!
    Esta semana justo pregunté por Twitter qué cosas añadir en las tarjetas de visita y tu entrada me ha venido de maravilla. :)

    Por si a alguien le interesa, Vistaprint tiene una oferta muy buena para hacer tarjetas de visita en su página web.

    Un saludo,
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María! Gracias por la información. Miraré ofertas entonces :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. ¡Hola, Nadia!

    Muchísimas gracias por la mención :) Buenos consejos, hacer las cosas uno mismo siempre es más especial porque, ¿quién te conoce mejor que tú mismo?

    También estoy de acuerdo con Isabel en que hay clientes perezosos que prefieren saber de antemano tus combinaciones, pero bueno, ¡cada uno elige su estrategia como mejor le parece!

    Besos,
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Nieves!
      Sí, es más especial cuando lo hace uno mismo, lo que pasa es que yo soy bastante patosa (de hecho, en el colegio se me daban fatal las manualidades) XD Pero bueno, menos mal que tengo el ordenador para hacerme la vida más fácil XD
      ¡Un beso!

      Eliminar
  7. Acabo de entrar aquí por primera vez y la verdad es que me gusta bastante tu blog. Tiene muchos consejos útiles. Hace un par de meses ya empecé a darle muchas vueltas a cómo hacer mis tarjetas de visita. Sin embargo, tras unos días de intenso *brainstorming*, tuve que volver a distraerme con otras cosas más inmediatas y abandoné un poco ese tema...Pero, después de leer tu post, me han vuelto a entrar muchas ganas de crearlas YA! :) La página de moo.com tiene unas buenas ideas, muy originales.
    Gracias por tus consejos y mucha suerte!! Te leeré!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    ¡Muchas gracias! Me hace mucha ilusión que mi entrada haya servido para animarte a hacerte unas tarjetas. Precisamente Nieves, la chica que menciono en la entrada, encargó sus tarjetas en esa página. Ánimo con el diseño y muchas gracias por leerme :)
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar